Seguridad

USA LA CABEZA!!!! PONTE EL CASCO!!!

motorcycle10

Los que no saben de motos dicen: “Huy, qué peligrosa es la moto, la carrocería es tu cuerpo. En caso de accidente eres tú quien recibe el golpe”. No es verdad. Sí es cierto que ir en moto conlleva un cierto riesgo, pero, como muchas otras cosas de nuestra vida moderna, el riesgo puede ser asumible y podemos usar este medio de transporte sin ser unos temerarios. La gente usa el coche sin  plantearse el riesgo y cada día mueren México en  entre 20 y 30 personas por accidentes de automóvil. De conocer y prevenir en lo posible estos riesgos trata esta página web. En los enlaces podrás ver distintos aspectos de la seguridad sobre dos ruedas.

El motociclista tiene que comenzar a pensar en su seguridad antes de subirse a la moto. Durante su viaje estará a la intemperie, recibirá el impacto del aire y, lo que aquí nos importa, correrá el riesgo de caerse, de ser atropellado por otro vehículo o de golpearse contra el suelo o contra cualquier otro obstáculo. También podrá tener un percance porque en su montura se rompe o estropea algo en el momento más inoportuno, cuando ese algo estaba manteniéndole en posición vertical y unido al suelo. Y cuando, después de la ruta, dejes aparcada tu motocicleta también podrás tener algún disgusto.

Digamos una obviedad: una moto se ve bastante menos que un coche. Y esto tiene, entre otras consecuencias, una muy importante para la seguridad del motociclista: la

mayoría de conductores han cogido el hábito de esperar que los demás vehículos sean por lo menos del tamaño de un coche. Y la moto es bastante más pequeña, menos de la mitad de ancha, un 30 ó 40 % más corta y con una cuarta parte o menos del peso de un automóvil corriente. Así que una de las primeras medidas de seguridad es dar por supuesto que no te van a ver. A todos los que llevamos algunos kilómetros recorridos conduciendo una moto nos ha sucedido alguna vez que un coche se nos ha echado encima, o nos ha cerrado el paso, etc., y al increpar al automovilista, éste ha respondido: “Es que no te he visto”.

Éste, la menor visibilidad del vehículo de dos ruedas, es el motivo por el que se ha hecho obligatorio ir siempre con las luces encendidas. Si alguien se ha preguntado por qué durante el día, a pleno sol, hay que llevar el alumbrado de cruce conectado ya tiene la respuesta. Las autoridades de tráfico lo conocen y han promulgado esta normativa. Así que lleva siempre las luces encendidas. Hazlo porque está así mandado en el Código de Circulación y porque así serás más visible para los otros conductores.

Y no basta con llevar la luz de cruce conectada. Es también aconsejable que te hagas ver de otras maneras. Por ejemplo, usando vestimentas claras. Es cierto que la mayor parte de las prendas exteriores para motorista son oscuras. La razón, posiblemente, está en que así son más sufridas ante la suciedad. Pero el color negro del barbour o de la chaqueta de cordura prestan mal servicio en esto de la visibilidad. Por ello es aconsejable que una parte de tu vestuario exterior sea claro. Por ejemplo, los cascos blancos o de colores claros permiten ser visto mejor. O llevar siempre puesto un chaleco reflectante. Claro que así parecerás un policía motorizado, lo que quizás no es malo…

Y si además te oyen, mejor. No dudes en usar el claxon para avisar de tu presencia. No se trata de que andes dando conciertos de bocina, pero hazla servir siempre que te quieras hacer notar.

accidente-motoLas señales en una motocicleta son similares a las de un coche: dicen a los otros lo que vas a  hacer. Y debido a la vulnerabilidad del motorista, las señales son aún más importantes. Úsalas siempre que vayas a cambiar de carril o a girar, incluso cuando creas que nadie está cerca: puede haber un vehículo que te ha pasado desapercibido. Debes tenerlo como un hábito: en cualquier cambio de carril o de vía pon siempre en marcha los intermitentes. Hazlo incluso cuando sea obvio: al entrar en una autopista desde un ramal lateral ponlos también: aquí no estarás avisando de la indudable incorporación a la autopista, sino que permitirás que te vean mejor. Y acuérdate de quitarlos al girar: si siempre están encendidos no das información a los otros conductores, sino que los despistas.

Especial atención has de prestar a la maniobra del adelantamiento. Al adelantar en carreteras de una sola vía por sentido invades la calzada de los vehículos que vienen en dirección contraria. Hazlo sólo cuando esté autorizado (recuerda: la señal de “prohibido adelantar” y la línea continua indican que no debes adelantar), cuando, mirando largo espacio hacia adelante, estés seguro de que hacerlo no comporta peligro (ten presente el consejo: “si no lo ves claro, no adelantes”), mira previamente por tu retrovisor, no vaya a ser que otro vehículo de detrás tuyo haya iniciado también el adelantamiento, y avisa siempre tus intenciones con las luces intermitentes.

Uno de los mejores sistemas de seguridad que un motorista puede tener es el “colchón de espacio” alrededor de su moto. Si cualquier otro hace una maniobra que le suponga un peligro, este espacio extra le permite tener tiempo para reaccionar y sitio para maniobrar.

El pequeño tamaño de la motocicleta, en relación al de un coche, puede ayudarte a tener este espacio extra para imprevistos. Cada carril del tráfico da a la motocicleta tres trayectorias de recorrido: puede pasar por el lugar que pisan las ruedas de la derecha de los coches, las de la izquierda o bien puede ir por el centro del carril. Ésta, la trayectoria del centro, es la mayor parte de las veces la preferible, aunque hay el riesgo de que esté sucia del aceite que desprenden los motores de algunos coches o camiones, o también puede estar sucia de polvo o arena: las ruedas de los coches no la “limpian”.

Cada situación de conducción requerirá que vayas por una u otra de esas trayectorias. ¿Vas por carretera y estás pensando en adelantar? Pues a la izquierda, para tener la mejor visibilidad de los que vienen. ¿Quieres ir despacio, sin importarte que te adelanten? A la derecha, facilitando el adelantamiento a los otros. ¿Piensas que por un enlace de la derecha puede irrumpir un vehículo? Entonces al centro o a la izquierda. En general debes buscar una posición que te permita ser visto, (¿recuerdas lo que hemos dicho tres páginas atrás?), evitar los puntos ciegos de los retrovisores de otros vehículos y tener prevista una ruta de escape en caso de que alguien se te eche encima.

Y aunque una motocicleta, en general, puede detenerse en menor espacio que un coche, no es buena idea ir demasiado pegado al vehículo precedente. Si el de delante frena bruscamente, ¿podrás parar la moto sin echártele encima? Y contra menor sea el agarre de tus neumáticos (asfalto sucio o en mal estado, piso deslizante por la lluvia), tanto mayor deberá ser la distancia de seguridad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *